4 de mayo de 2009

¿Cómo descubrir problemas para investigar?

Por: Anibal Velásquez

La investigación científica inicia con la búsqueda de problemas y no con el planteamiento del problema como tradicionalmente se indica, y esta búsqueda es consecuencia de una actitud más que de un método en particular.

La metodología de la investigación científica inicia con el planteamiento del problema. El investigador recurre al método cuando éste tiene un problema o una hipótesis que necesita comprobar.

Realmente lo que diferencia una investigación de otra es la capacidad que tiene el investigador para descubrir problemas en la complejidad de la naturaleza y el universo, así existe un sin número de investigaciones que son complementarias de otras consideradas verdaderas revoluciones científicas.

Algunos investigadores reflexionando sobre el proceso cognoscitivo que realizan cuando descubren algún problema importante o alguna idea brillante, aconsejan algunos elementos que podrían ser de utilidad cuando se inicia en la actividad investigativa. En un esfuerzo por sistematizar y organizar una estrategia para la búsqueda de problemas, se exponen a continuación las siguientes consideraciones:

Desarrollo de la capacidad de asombro y curiosidad

Por lo general la curiosidad de los científicos está dirigida a la búsqueda de aquellas cosas o relaciones que él nota que no poseen explicación satisfactoria. Las explicaciones usualmente consisten en conectar ideas u observaciones nuevas con hechos o ideas aceptadas. El fuerte deseo que siente el científico de buscar principios fundamentales en un universo de datos carentes de relación obvia. El darse cuenta de una dificultad o un problema, constituye un estímulo para la generación de ideas.

Lectura de publicaciones científicas

En la actualidad existe una información masiva y aplastante, se publican más de 100.000 revistas científicas, de las cuales 30.000 son en biomedicina; cada año se escriben más de cinco millones de artículos, lo que significa 13,900 por día , o aproximadamente 10 por minuto.

Aunque esto rebela la imposibilidad de mantenerse al día, no todos los artículos publicados son de trascendencia, la mayoría son relleno de pocas líneas de investigación que están de moda, además que no siempre los trabajos publicados son los mejores.

Se necesita tener una metodología para poder obtener provecho de tanta información, por lo que se sugiere un área de interés y la revisión de los artículos de una manera general, sin entrar en detalle, a fin de encontrar ideas para poder investigar, se recomienda leer revistas que son multidisciplinarias y revisiones de temas, para luego tratar de hacer analogías con otras áreas o especialidades. Esta lectura debe de ser crítica y muy reflexiva.

Es mejor leer publicaciones cuando se tiene una hipótesis o una idea, a fin de dirigir nuestra búsqueda. Se recomienda buscar antecedentes sobre lo que se quiere investigar, incluso sobre información que demuestre lo contrario de lo que estamos pensando.

Hay quienes opinan que cuando se leen artículos de otras personas que tratan un problema de nuestro interés, éstos condicionan nuestra mente de una manera tal que hace más difícil encontrar soluciones nuevas y provechosas. Muchos investigadores de éxito no estaban entrenados en la rama de la ciencia en la cual hicieron sus descubrimientos más brillantes: Pasteur, Metschinkoff y Galvani son ejemplos conocidos. Bernard decía "que lo que conocemos es nuestro mayor obstáculo para aprender lo que no conocemos" y Byron escribió "para ser perfectamente original uno debe pensar mucho y leer poco y esto es imposible, porque uno debe haber leído antes de aprender a pensar".

Para salir de este dilema se necesita leer sin condicionarse mentalmente a la opinión del autor, esto se podría lograr entrenando el pensamiento divergente y el pensamiento lateral, para poder mantener la independencia mental y evitar el convencionalismo. La originalidad como perspectiva de visión no sufre necesariamente si la lectura se usa como un estímulo del pensamiento.

Beveridge refiere que "uno de los errores más comunes de los científicos y jóvenes que comienzan en la investigación, es que creen todo lo que leen".

Participar en un equipo de investigación y de discusión

El esfuerzo mental productivo es activado muy a menudo por el intercambio intelectual. Discutir un problema con alguien puede ayudar en cualquiera de estas maneras:

La otra persona puede contribuir con una sugerencia útil, inclusive si es una persona completamente ajena al tema, por ejemplo, la introducción del agar como base de los medios sólidos, fue debido a una sugerencia de la esposa de un colega de Koch.

Puede también, que una idea surja del cúmulo de informaciones o ideas de dos o más personas, La discusión provee un medio valioso para descubrir los errores. El intercambio de ideas puede ser estimulante, alentador y placentero, especialmente cuando uno se encuentra preocupado o en dificultades. La función más importante de la discusión es según Beveridge "ayudar a escapar del hábito de los pensamientos infructuosos ya establecidos, es decir, el pensar condicionado, la discusión debe realizarse con un espíritu de ayuda y de confianza mutua, y nadie debe avergonzarse de admitir su ignorancia". La ignorancia consciente y la honestidad intelectual son atributos importantes del investigador, la discusión es útil tanto a nivel formal como en seminarios.

Desarrollo de la imaginación y superación del pensar cotidiano

El científico necesita de suficiente imaginación para representar en su mente ciertos procesos, el modo cómo se llevan ciertas cosas que no pueden observarse y también para suscitar hipótesis.

Mientras que la imaginación es fuerte de inspiración, puede ser también peligrosa sino está disciplinada; una imaginación fértil necesita ser balanceada mediante la crítica y el juicio. Uno imagina para encontrar nuevas vías, soluciones y nuevos hallazgos; pero para materializarlos se necesita de la razón, "La mente debe mantenerse libre incluso, decía Darwin, de sus hipótesis más queridas tan pronto como los hechos se opongan a ella".

Cada vez que nuestros pensamientos siguen una dirección determinada, es muy probable que sigan las misma las próximas veces. Las ideas de estas cadenas de pensamiento, forman asociaciones cada vez más firmes a medida que se usan, hasta que finalmente las conexiones están tan bien establecidas que la unión es muy difícil de romper. El pensar se convierte en condicionado. Se evita abandonando por un tiempo el tema y luego retomarlo para detectar algún error, por tanto la discusión sirve para salir del condicionamiento.

Desarrollo de la intuición

La meditación de manera prolongada en el problema y los datos, hasta que la mente esté saturada de ellos, permite un pensamiento intuitivo. Para esto debe existir un gran interés en el problema y debe ser intenso el deseo de lograr su solución. Durante días la mente debe trabajar conscientemente sobre el problema y de este modo obtener la cooperación del subconsciente. Naturalmente, mientras más apropiados sean los datos del trabajo que posea la mente, mayor será la oportunidad de lograr la conclusión.

Una condición importante es liberarse de otros intereses y otros problemas que compitan por nuestra atención. Para lo cual será necesario estar a salvo de interrupciones o de cualquier influencia que nos distraiga.

La mayoría de las personas encuentran que las intuiciones son más propensas durante aquellos períodos de aparente ociosidad o temporal abandono, consecutivos de las etapas de intenso trabajo. Otras personas encuentran que el momento más favorable es cuando están acostadas, ya sea antes de acostarse o antes de levantarse. Otros hallan una influencia beneficiosa con la música.

Las nuevas ideas que vienen a nuestra mente desaparecen en un tiempo relativamente corto por lo que es una buena costumbre anotar todas las ideas aunque parezcan insignificantes.

¿ Cómo se hacen descubrimientos científicos?

Los métodos que utilizan los descubrimientos se pueden clasificar según Garret (1963), con la aclaración que no todos los descubrimientos pueden ser categorizados claramente a una de esas clases.

a) Ensayo y error: depende fuertemente de hacer suficientes experimentos, uno de ellos probablemente dará los resultados deseados.

b) Descubrir por investigación planificada, depende grandemente de los patrones o de la teoría de los hechos, de los protocolos, como de los datos recolectados.

c) Por accidente, es uno de los más intrigantes para estudiar. Se necesita de los siguientes factores: primero la oportunidad que aprovecha la mente preparada, y segundo el elemento del "Serendipity" (la facultad de tener felices coincidencias o de hacer felices e inesperados descubrimientos por accidente) que es esencial para muchos descubrimientos. Además de la observación cuidadosa, buena imaginación, una mente ágil, esfuerzo persistente, coraje y habilidad para unir objetivamente pensamientos no ortodoxos, y habilidad para ver y pensar en lo no esperado.

d) Ocasionalmente el método del "azar"; que consiste en hacer un experimento y ver que pasa.

Los hombres creativos tienen en común su perseverancia, cuando a Edison le preguntaron el porqué de su éxito respondía, que "a un 99% de transpiración y a un 1% de inspiración". Es verdad que se necesita tener un nivel intelectual adecuado, pero su actitud perseverante hace que aumente su nivel a calidad de genio. Por lo tanto, casi todos los científicos notables se han caracterizado por un espíritu de indomable perseverancia, ya que la mayoría de los hallazgos requieren persistencia y valor para encarar las repetidas frustraciones. Pasteur decía "déjeme decirle el secreto que me ha conducido hasta la meta. Mi única fuerza radica en mi tenacidad".


Tomado del blog tesisnetsalud
[1] Velásquez A. El Proceso creativo: el síndrome de ver lo invisible y de hacer lo imposible. INTERCIENCIA 1994; 19(4): 197-204. Disponible en: http://www.interciencia.org/v19_04/ensayo.html

0 comentarios: